domingo, 9 de agosto de 2009

Una pequeña debilidad: La chica de rosa

Mi película favorita de John Hughes, que falleció ayer, es La chica de rosa. La vi varias veces y siempre queriendo ser Molly Ringwald, con esos conjuntos tan requetechulos que se ponía: los sombreritos, los guantes... yo hubiera querido ir así al instituto. Marcar esa arrolladora personalidad y desafiar a las rubias de la clase.

En La chica de rosa están los ochenta que hubiera querido yo vivir: ser dulce, rebelde y tener a Andrew McCarthy de pareja para el baile.

5 comentarios:

  1. Francamente, querida, me importa un rábano.
    Insuperable frase, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  2. Insuperable, aunque si usted se refiere a aquella que pronuncia Rhett Butler en la película que todos sabemos, la frase en la traducción al castellano dice: "Francamente, querida, eso no me importa".
    O, si nos ponemos puntillosos: "Frankly, my dear, I don´t give a damn", que queda muy contundente ( traducción: "Francamente, etc, me importa un carajo").

    Aunque a Scarlett le importa bien poco. Mañana será otro día.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola hermosa, te he descubierto por un seguidor y me he convertido en fan, me encanta el cine, me he agregado a tus seguidores, este es el tercer blog,

    te leo, te sigo

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola nuska, muchas gracias por seguirme. Como ves este blog lo tengo un poco abandonado porque me engancha más el otro, el de cine y D/s.

    Por supuesto, si te gusta el cine agradeceré cualquier comentario o sugerencia que quieras hacerme.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que este ano seja de muitas realizações encantos e 2010 lápis de cor para ajudar a colorir cada um dos 365 dias que se aproxima.
    2010 vem ai e teremos
    2010 coisas para pensar
    2010 atos para realizar.
    Beijos de mel
    ursinha

    ResponderEliminar